To be Fish or not to be Chips, that’s the question

No va la señora con apellido de Nissan 4X4, Gwyneth Patrol, y no se le ocurre otra cosa que hacer un libro sobre la cocina en España. ¿Acaso se han extinguido las barbacoas de su California natal, que no puede hablar de ellas? ¿Alguna ley de última hora que haya hecho desaparecer las hamburguesas y los hotdogs de la faz de la Tierra, o de EEUU mismamente? Pues nada, tenía que venir a tocar la moral y a comer por la cara a nuestra tierra.

¿Y todo por qué? Porque la niña estuvo de pequeña un mísero y cochino mes de intercambio estudiantil en Talavera de la Reina. “Fue una experiencia única para mí y tuve oportunidad de ‘apasionarme’ con la cultura española, sobre todo de su comida”, cuenta la lista-que-todo-lo-sabe en la sipnosis de libro. ¿Qué pasa entonces con la gente que ha estado de Erasmus todo un año en un país extranjero? ¿Qué cojones hacen las librerías que no tienen los volúmenes de “Mi tercer mes de Erasmus en Atenas: Cómo aprendí a diferenciar un Yogur Griego Danone de un verdadero Yogur griego sin recurrir a la vieja del Groñe que Groñe”, de Fernando Matas o “To be Fish or not to be Chips, that’s the question”, VIII fascículo de la colección “Un año en Souththampton con Amalia Sanchez”.

En este periplo culinario, le acompaña Mario Batali. Si eres un arzac o un santamaría, pues igual sabes de quién estamos hablando.En cambio, si eres uno más del montón, de los que nos aprovechamos de los tuppers de mamá (no mires para otro lado, sí, ¡tú, ameba social!), ¡entonces no tendrás ni la más puta idea!

Cómo todos los libros escritos por famosos siempre hay dos partes:

  1. La portada con la foto del famoso.
  2. El resto del libro escrito por el gilipollas, aunque otros prefieren llamarlo negro. No sé que es más despectivo.

Vamos, el que se pega el trabajo padre para que el famoso tenga su “librito”. ¿En qué cabeza cabe escribir para un famoso? Cuando publiquen el libro sólo se van a acordar del famoso de turno. Salió hasta en la sopa pero ¿alguien de veras se acuerda quién fue a la que copió Ana Rosa Quintana? No. ¿Alguien sabe quien ha escrito el libro de sexo de la presentadora de Waku Waku, Nuria Roca? No, es el-libro-de-la-tía-buena-del-Waku-Waku. Algo parecido pasa con los recopilatorios de Anda Ya – Los 40, ¿alguien tiene idea de cómo se llaman los locutores?

Al parecer, tal y como se comprueba en la contraportada, el hecho de que no apareciese en la portada también fue un tema de peso pues si aparecía él no había sitio para Gwyneth ni para el nombre de la editorial, ni tampoco para el título. ¡Pedazo panza que gasta el guiri cocinero! Tiene pinta de que la americanita es una tiquismiquis de mal comer, y todo lo que se dejaba en el plato se lo pasaba a su compañero de aventuras.

Semejante joya, no podía dejarla pasar de echarle un ojo así que lo he abierto por mi zona, con esperanzas de que hablase de mi magnífico, entrañable, adorable, pueblo y de algo de sus vinos. Pero ná, cero patatero, qué poca consideración. Las únicas referencias que había a la cocina del País Vasco y Navarra, eran:

–  Las verduras asadas. Que yo sepa, las alubias pochas no se asan y las borrajas tampoco. Gwyneth y el gilipollas, se las comieron asadas, así que se las metieron dobladas y nunca mejor dicho, porque unas borrajas asadas no se si estarán muy blandas…

–  Los pintxos. Originarios según el que no es Gwyneth, del mismísimo Bilbao. Claro, claro. ¡Tú a tu ritmo! Si le hubiesen puesto un pincho en medio de Madrid, hubiese dicho que son de la meseta castellana. Si se hubiese comido una tapita-illo-poel-amó-de-dióh-qué-caló hubiera dicho que las tapas tendrían su origen debajo de la Giralda y si me apuras, que se pescaban en el Guadalquivir

– ¡El Kalimotxo!: “Tradición de los jóvenes del País Vasco de mezclar a partes iguales vino de mesa y refresco de Cola. Sin duda, es una práctica con la que no comulgo”, escribe el no famoso. Veamos:

  • En primer lugar, el vino de mesa tiene nombre propio “Casón Histórico – Hacendado”. Aprende a llamar a la gente por su nombre, si no quieres que te hagan a ti lo mismo, el negro.
  • En segundo lugar, ¿qué es eso de mezclar a partes iguales? ¿qué pasa con el azúcar pa’ que suba más? También es muy importante el hielo, veo que no te has documentado bien.
  • Por último, no comulgas con el kalimotxo, pero viendo tu panza veo que optas por tomarte el vino por un lado, la cocacola por otro, ¡y seguro que tampoco desprecias la cerveza!

El negro.

No, sorprendetemente no es el Gordo Cabrón de Austin Powers, es el no-famoso y autor del libro. Dice ser cocinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: